Comparte, comparte!

sábado, 28 de agosto de 2010

Ham 'a' cuckoo

Definitivamente, lo que le hacía sentirse mal para consigo mismo y con todo lo que le rodeaba era la mediocridad y el hecho de que todo siempre fuera igual. No había nada a su lado que se presentara como una novedad a su aburrida vida. Necesitaba alguien, algo, lo que fuera, a lo que agarrarse; no podía resignarse a acabar así, sin poder disfrutar de algo nuevo que le alegrara y le motivara pasa seguir adelante. Lo encontró, estaba latente dentro de él desde ese regalo de reyes de 11 años. Sólo tenía que sacarlo a la luz, vivir como quería.

Sin embargo, aunque ser así le encantaba, muchas veces se sentía sólo. No podía ser verdad que no hubiera nadie más allá de su "extravagancia". Y era cierto, sólo tenía que buscar, perseverar, y al final, llegarían a él.

Su felicidad se encontraba en el corazón de los demás. Sólo debía encontrar a la gente justa, en el momento más inesperado y sumarla a la demás gente interesante que conocía para volverse invencible.

Epílogo
[Nanananananananana campeón.
Nanananananananana campeón.
Quiero ser como tú, ser tu amigo, campeón.
Quiero salir contigo, campeón.]



1 comentario:

  1. Menudo título LiP!! nunca hay que perder la esperanza, porque siempre, en algún lugar de algún gran país, habrá alguien más extraño que tu...aunque sea dificil jaja (K)

    ResponderEliminar