Comparte, comparte!

jueves, 1 de marzo de 2012

Los Evangelistas - Gloria

Señor,
Al que por el amor forzado entiendo
De mi mal hiciste enmienda,
Nos libre de tu ira y nos defienda.

Mira padre amoroso
Cuanto tenaz es esta mundana vida
Y el engañoso contrario
Con mil lazos nos obliga
Y dulce don que cubre su enemiga
Por donde se acontece que nos prenda
Tu blanda piedad a esta tienda.

Gloria a Dios.
Gloria a Dios.

Que alguien nos confiese
Que son sin fin nuestras maldades,
Más si culpa no hubiese
No demostrarías tus piedades.
¿A quién reducirían tus bondades
Para que el hombre las entienda?
No tomes a despecho a quien te ofenda.

Gloria a Dios.
Gloria a Dios.
Gloria a Dios.

Tú nos lanzaste en este mar
Y tú nos sacaste a puerto.
Y si ya nos amaste
Cuando el cielo te tuvo vivo y muerto,
¡Ámanos ahora en nuestro puerto!
A quien dice perdón no pongas rienda
Siempre y con eso nos defienda.

Gloria a Dios.
Gloria a Dios.
Gloria a Dios.

Spotify

lunes, 30 de enero de 2012

Romance del Emplazado

¡Mi soledad sin descanso!
Ojos chicos de mi cuerpo
y grandes de mi caballo,
no se cierran por la noche
ni miran al otro lado
donde se aleja tranquilo
un sueño de trece barcos.
Sino que limpios y duros
escuderos desvelados,
mis ojos miran un norte
de metales y peñascos
donde mi cuerpo sin venas
consulta naipes helados. 

Los densos bueyes del agua
embisten a los muchachos
que se bañan en las lunas
de sus cuernos ondulados.
Y los martillos cantaban
sobre los yunques sonámbulos,
el insomnio del jinete
y el insomnio del caballo.

El veinticinco de junio
le dijeron a el Amargo:
Ya puedes cortar si gustas
las adelfas de tu patio.
Pinta una cruz en la puerta
y pon tu nombre debajo,
porque cicutas y ortigas
nacerán en tu costado,
y agujas de cal mojada
te morderán los zapatos.
Será de noche, en lo oscuro,
por los montes imantados,
donde los bueyes del agua
beben los juncos soñando.
Pide luces y campanas.
Aprende a cruzar las manos,
y gusta los aires fríos
de metales y peñascos.
Porque dentro de dos meses
yacerás amortajado.

Espadón de nebulosa
mueve en el aire Santiago.
Grave silencio, de espalda,
manaba el cielo combado.

El veinticinco de junio
abrió sus ojos Amargo,
y el veinticinco de agosto
se tendió para cerrarlos.
Hombres bajaban la calle
para ver al emplazado,
que fijaba sobre el muro
su soledad con descanso.
Y la sábana impecable,
de duro acento romano,
daba equilibrio a la muerte
con las rectas de sus paños.

Federico García Lorca.

martes, 8 de noviembre de 2011

Cumpleaños Total

Luces, sólo había luces a su alrededor...


Otra vez estabas allí. No sabías cómo, pero otra vez estabas allí. Nunca recordabas cómo habías llegado a ese lugar, pero otra vez estabas allí. Con sus luces semiapagadas, su pared de ladrillo, su pequeño escenario al final de ese antro tan estrecho y sus tuberías de ventilación al aire, todo en un intento de representar algún garito del Londres más underground, ese Londres que huele a tabaco, orina, The Clash, sudor, drogas, sexo tras las esquinas y desenfreno. Pues allí estabas tú, a pesar de que hacía una semana te habías jurado a ti mismo que nunca más.

Aquello era una jodida bacanal, no había un mañana y la gente sentía que el fin del mundo llegaba a la misma vez que daban el último sorbo a esa cerveza caliente y mala que bebían a un ritmo enfermizo. Todo el mundo era amigo íntimo del que tenía a su lado desde hacía 2 cervezas (allí no había reloj, había cervezas), y se repetían entre ellos promesas que estaban rotas desde el mismo momento en que salían de la boca. Entre todo el tumulto conseguía ascender la música para hacer notar a el resto de la gente que allí mandaba ella, que ella marcaba el ritmo. Música que sonaba igual desde hacía 3 años.

Y tú, allí estabas tú. Te sentías bien, más que bien. Allí te sentías como pez en el agua. Lo oscuridad no era impedimento para ti, porque aquello era tu casa y tenías en ti la confianza para hacer todo lo que quisieras. En aquel antro tú eras tú, especialmente cuando el DJ te regalaba esa canción que tanto te gustaba y tu te hacías de rogar a la hora de bailar para entrar pletórico, como una auténtica super star. Claro, allí sólo se bebía cerveza y eso a ti se te daba de puta madre. Se te daba tan bien que mientras que tú te sentías el centro del universo, los demás te veían como un completo gilipollas. Pero te daba exactamente igual que aquella chica que en realidad tenía unos dientes horrendos, y que aquella de las tetas grandes y que la otra con esa cara tan adorable pensaran lo que fuera que pensaran de ti.

En esas estabas mientras salías de hacerle una visita al baño tras oír aquello de "Eh, venga, vamos a ponernos otra" cuando de repente todo se iluminó y luces que llegaban de todos lados te cegaban, te golpeaban con crueldad y te gritaban al oído: "Bienvenido al final".





jueves, 3 de noviembre de 2011

Electrolingüística.

La electrónica mola porque es un conjunto, una estructura. Como tal, ha de escucharse de un tirón, porque un elemento por sí mismo no tiene sentido, pero en relación con lo que la rodea, da brutalidades y discazos. Obviamente esto es muy importante para mí porque yo me declaro un seguidor y defensor confeso y a ultranza del LP como un todo, como algo que se merece el respeto de ser escuchado de una vez. Y a los hechos me remito con este simple ejemplo: ¿Acaso tú escuchas alguna canción en concreto de Gus Gus, o por el contrario, pones el disco entero mientras haces algo y te dejas llevar?. Y esto puede ser extrapolado a otros como Siriusmo, Apparat o The Field, que es lo que estoy escuchando mientras pongo esto. Ni que decir tiene que hablamos de la electrónica pura, sin mezclarla con pop ni nada de eso. Y que también podemos incluir aquí al post-rock, el kraut y la experimentación de los 70.

Por último, estoy seguro de que a los estructuralistas como Saussure o Levi Strauss les molaría la electrónica. Segurisísimo!

sábado, 23 de julio de 2011

Costillas adobadas.

Lo han conseguido. Supongo que ese es el objetivo que te marcas cuando consigues crear un grupo; el dejar a los demás a la altura del betún. El que los demás sean una puta mierda. El que escuches a Ellos y ya no te parezcan los mejores.

Lo han conseguido, estos hijos de puta granadinos lo han conseguido. Han conseguido que me canse del indiepop. Han conseguido que me sienta saturado de todo lo que escuchaba hasta hace un mes. Han conseguido  que esté totalmente enganchado a la puta psicodelia americana. Que sólo quiera escuchar a los putos Velvet Underground. Que salga de casa con esa puta psicodelia sacada de Granada en  la cabeza. Que sólo quiera escuchar a los Can con ese kraut de Peking O que me da tanto miedo pero que no puedo dejar de escuchar. Que escuche ciertas cosas y me sienta drogado. Que escuche ciertas canciones y me entren ganas de drogarme. HAN CONSEGUIDO QUE ESCUCHE AL PUTO MAESTRO ENRIQUE MORENTE. HAN CONSEGUIDO QUE ESCUCHE ALGO DE FLAMENCO. HAN CONSEGUIDO QUE ME GUSTE ALGO DE FLAMENCO.

Han conseguido que le de un descanso a todo y que sólo piense en ellos. Han conseguido que YO, repito, YO, diga: "En este mundo sólo se lo permito todo a dos grupos: The Beatles y Los Planetas". Pues lo han conseguido, ya está.

Han conseguido que cada vez que llegue a casa tenga que escuchar "La (puta) Caja del Diablo". Han conseguido que "Línea 1" sea LA canción. Han conseguido que al pronunciar su nombre, me inviten al penúltimo chupito de tequila de la noche.

Esos hijos de la gran puta granadinos son lo más grande que ha habido, hay, y habrá siempre en España. Y pena me dais todos aquellos que no los habéis descubierto o que os escudáis en banalidades para no reconocer lo que son.

P.D: Puede que en una semana vuelva a estar enganchado a todo lo que estaba hace nada, o puede que dentro de un mes, o yo que sé. Con Jota y sus secuaces nunca se sabe por dónde va(mo)s a salir.

domingo, 10 de julio de 2011

Eneadea

El nihilismo pronto se convirtió en un término de burla para las generaciones más jóvenes perdidas y radicales. Se utiliza a menudo para indicar un grupo o filosofía caracterizado por la falta de sensibilidad moral, creencia en la verdad, belleza, amor o cualquier otro valor y ningún respeto por las convenciones sociales actuales.


"Todo lo que puede romperse, hay que romperlo; lo que aguante el golpe, será bueno; lo que estalle, será bueno para la basura. En todo caso, hay que dar golpes a derecha y a izquierda: de ello no puede resultar nada malo"

Dmitri Ivánovich Písarev