Comparte, comparte!

miércoles, 18 de agosto de 2010

¡Estos narradores!

Buenas, me llamo Oliver y en esta entrada seré su narrador. Pueden estar tranquilos, tengo mucha experiencia en el negocio. Mi primera narración fue un cuento infantil, típico narrador omnisciente neutral. No guardo buenos recuerdos de aquella época pero por algún sitio había que empezar. Una vez que tenía prestigio suficiente los escritores requerían mis servicios sin parar. Yo narré Los Pazos de Ulloa. Me sentía libre. Se me permitía expresarme libremente e incluso ridiculizar a esos personajes acaparadores. Si, acaparadores. Ellos siempre atraen la atención. ¿Y qué pasa con nosotros los narradores? Claro que nuestro trabajo es narrar, por eso yo narraré. Lori me ha hecho este encargo, por eso estoy aquí, pero como ya tengo una reputación también tengo derecho a expresarme, a ser el protagonista de mi oficio. Aquí yo soy el que manda, yo soy el Dios de la literatura. Yo decido que es lo que puedes saber y lo que no, elijo quién merece ser bien visto y quién merece ser odiado.

Carlos se miraba en el espejo. Si observaba sus ojos durante un rato quedaba hipnotizado, no podía apartar la vista y al mismo tiempo dejaba de reconocerse. Su cara se difuminaba en un segundo plano y parecía…


¡Pues vaya un engreído! Ahí lo tenéis, mirándose al espejo. Parece que no tiene nada mejor que hacer. Si narrase mi propia vida sería mucho más interesante. Pero claro, ¿a quién puede interesarle la vida de un narrador? Pero si estás dispuesto a leer esta entrada yo puedo obligarte a leer mi vida porque será lo que te narre.


Llevo varios días con dolor de cabeza pero hasta el jueves no puedo ir al médico. Hace tan sólo un par de 
horas que me tomé la última pastilla. Tendré que esperar.


…en la cama escuchando el sonido del reloj que le hace pensar que ese día no acabará nunca.


Pues puede que él no lo sepa pero se lo digo yo: Ese día no acabará, al menos no para él. Estoy harto, soy demasiado importante para rebajarme a este nivel. No voy a seguir narrando. No pienso terminar esta

Emma Coneja


P.D: Esta Emma Coneja, siempre será una caja de sorpresas infinitas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario