Comparte, comparte!

miércoles, 12 de agosto de 2009

Banco, el último de ellos.


Otra vez, sales a pasear, esperando a nadie, deseando no encontrar a nadie, simplemente paseas, escuchas de nuevo a Deluxe y piensas: "Maldito (¿o quizás bendito?) hijo de puta, ¿acaso somos la misma persona?"

En ese momento, empieza a sonar "El Amor Valiente" y algo, no sabes que, te lleva de nuevo al último lugar, a vuestro último lugar.
Lugares, bancos, esquinas, pequeños lugares que son vuestros, sólo vuestros. Una pequeña burbuja que tomábais prestada para volar de este mundo , para vivir vuestros momentos: risas, secretos, tristezas, abrazos, caricias, besos, pequeñas discusiones, promesas... y finales. Vosotros mandais, es vuestra burbuja, y allí os evadís de todo, disfrutáis de todo.
Tu disfrutabas de ella, su pelo, su sonrisa, su mirada, sus besos...

Ahora, todo ha acabado, es un simple recuerdo (el más bonito de todos ellos), pero debes mirar hacia el frente, sin sufrir el vértigo de los días pasados y, simplemente, que tus labios esbocen una leve sonrisa de felicidad cada vez que recuerdes un momento, el que sea, mientras estabas a su lado.

Y cederle tus lugares a otros, para que sienta lo mismo que vosotros, algo imposible, por lo que dejarás simplemente que se acerquen un poco a vuestra felicidad.

Hace calor, la sombre se mueve del banco, quizás buscándola, porque sabe que ella no está. Quien sabe, puede que en un tiempo, volváis a seguir disfrutando de vuestras propias burbujas... o no...

Te vuelves a casa, mientras suena "Ver en la Oscuridad" y piensas que ni queriendo habrían sonado tus dos canciones favoritas para abrir y cerrar este momento (muy poco tiempo, que no se olvide)

1 comentario: