Comparte, comparte!

domingo, 28 de junio de 2009

La mierda por sus cuatro costados.

Vuelvo a escribir, llega el verano y hay tiempo libre (me temo que mucho) y ganas de estar entretenío.

El caso es que ayer volví a salir después de no se cuanto, para "celebrar" dentro de lo que cabe, el fin de exámenes y mi cumpleaños. Y sí, me volví a dar cuenta de la cantidad de mierda en la que se encuentra Andújar en este momento, y lo mejor de todo es que a la gente le mola el rollo ese. Lo mismo soy yo el raro, y la gente tendría que ser la que me pusiera a parir, cosa que no descarto, pero como este es mi pequeño espacio virtual, escribo lo que me da la real gana, y como me sale de esa parte con tantos sinónimos.

La primera parte de la noche siempre suele estar bien; uno llega al botellón con los amigos, y se lo pasa chachi viendo a gente que uno hacía tiempo que no veía, o estando de cachondeo con los colegas, que se yo, viendo a Jesús Lloris bailar mientras se cae, o al Ladri con sus frases míticas. Siempre sueles tener a tu lado a algún tontaco que se haga el gracioso, pero a ver, es Andújar, bastante tenemos con pasarlo bien en el botellón.

Cuando te das una vuelta por el Requero, te vas dando cuenta de las aspiraciones del pueblo llano andujareño, que se resumen en dos, a saber según la clase a la que pertenezcan estos especímenes. Si eres un bakalá, tu mayor aspiración en este pueblo va a ser sacarte el carnet de coche para tener un coche (o buga, según ellos, vaya palabra más rara) que van a estar pagando toda su vida, porque trabajan en lo que les salga, y ponen a pagar en plazos de 100 euros al mes. Eso es inversión de futuro, amigos. Pero vamos, que poco importa, si luego vas a llegar al botellón y vas a ser el rey de la fiesta con tu cochaco con musica house (la música que le gusta a la gente que no les gusta la música) y con tus neones.
Luego está la gran parte de la sociedad andujareña, la "cayetana", los elitistas que se creen superiores a tí por llevar camisas, cinturón y pantalones por encima de la rodilla. La puta mofa macho, eso, si acaso es superior a tí en el ridículo que supone llevar esa ropa, y esos peinados con gomina, que para quitarte tanto pringue de la cabeza te tendrás que tirar mínimo media hora debajo del grifo. Habrá que verles la cabeza cuando se despierten a la mañana siguiente si no se han quitao toda la mierda de la cabeza. Tiene que parecer una montaña nevada, vaya ascazo. La ambición de estos especímenes se basa en bailar todo el flamenco que puedan, gritar a los cuatro vientos su adoración a la Virgen de la Cabeza y a Franco, y alardear de olivos y caballos. Vaya unos pseudo-caciquistas, macho.
Lo mejor de todo es que si no eres como ellos, eres poco menos que un despojo social, un parias y demás. Y lo más mejor de todo es que la mayoría de esto es que muchos de ellos ni tienen caballos, ni tienen olivos, ni tienen dinero, ni tienen ná de ná. Aparentemos; que aquí el que más aparente, es el más mojón de su grupo de amigos super cool.

Dejo esto por aquí, que no me da tiempo a terminar la entrada por completo. Prometo seguir en breves, cuando el tiempo lo permita, con la segunda parte de la noche iliturgitana (como uno de los discos de Quique González), en la que relataremos la mayor mierda que puede haber en el mundo entero: la zona de pubs de verano de Apariencias City.

Espero un verano provechoso de entradas y de poder leer con tranquilidad, es lo poco que me queda.

1 comentario:

  1. Bien huevos, bien... eso es sano, recuperar las viejas costumbres.

    ResponderEliminar